Busca con Google

sábado, 13 de junio de 2009

3. FACTORES DE TRANSFERENCIA DERIVADOS DEL CALOSTRO – UNA NUEVA GENERACIÓN DE AGENTES INMUNOMODULADORES

3. FACTORES DE TRANSFERENCIA DERIVADOS DEL CALOSTRO – UNA NUEVA GENERACIÓN DE AGENTES INMUNOMODULADORES
El descubrimiento de los factores de transferencia, realizado por H.S Lawrence, en 1949, marcó el comienzo de una nueva era en el desarrollo de la inmunología (32, 33, 54). El estableció que la inmunidad puede ser transferida de una persona a otra mediante la inyección de un extracto de leucocitos que contiene moléculas llamadas factores de transferencia. Las extraordinarias propiedades de estas moléculas inmunoactivas llamadas factores de transferencia son capaces de revolucionar la medicina.
De acuerdo con Kirkpatrick y otros (46), los factores de transferencia son pépticos que constan de 44 aminoácidos. A diferencia de los anticuerpos, que tienen grandes masas moleculares, las moléculas de los factores de transferencia son sólo una pequeña fracción del tamaño de un anticuerpo y tienen pesos moleculares de menos de 10.000 daltons. De acuerdo con algunos autores, los límites están entre 3.500 y 5.000 daltons.
Más delante se descubrió que los factores de transferencia no son específicos de las especies, pero poseen una efectividad versátil que no dice relación con las especies biológicas del donante o el receptor. Por lo tanto, pueden ser obtenidos de diferentes
mamíferos, es decir, pueden transferir inmunidad a personas incluso si de derivan de
una especie diferente de mamífero. De acuerdo con antecedentes proporcionados por la literatura, los factores de transferencia ejercen innumerables impactos sobre el
sistema inmunitario, regulando las funciones de los supresores-T, los asesinos-T y los macrófagos (31).
Transfer Factor TM (TF) (producido por 4Life Research, USA) es un producto hipoalergénico, libre de caseína, lactoglobulina y otras proteínas grandes, pero contiene fracciones intactas de citokinas, idénticas a las citokinas leucocíticas. El académico A.A. Vorobiev, de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, señala que, a diferencia de otros inmunomoduladores, Transfer Factor tiene un amplio espectro de actividad, es seguro, se administra por vía oral, no tiene contraindicaciones o efectos
colaterales y es efectivo tanto en adultos como en niños.
Siendo un inmunomodulador versátil, los factores de transferencia inducen, modifican o normalizan la respuesta inmunitaria. Dependiendo del tipo de trastorno, estimula la inmunidad débil, o normaliza o mejora las reacciones inmunitarias lentas,
impidiendo así la arremetida de los procesos patológicos. Estos efectos se deben al hecho d que los FT tienen tres fracciones principales, cada una de las cuales es llamada de acuerdo con su principal efecto en el sistema inmunitario: factor de transferencia inductor, específico al antígeno y supresor. Los inductores proporcionan una preparación general del sistema inmunitario para rechazar a los agresores. Los factores de transferencia específicos a los antígenos son un conjunto de ciertos antígenos y citokinas que ayudan al sistema inmunitario a reconocer ante muchos microorganismos y antígenos. Los supresores impiden que el sistema inmunitario concentre toda su fortaleza en una infección derrotada mientras pasa por alto otras amenazas. Los supresores también regulan la intensidad de la respuesta inmunitaria, previniendo así las reacciones de autoinmunidad. Las citokinas, que son una parte de la composición de los FT, regulan las funciones de las células supresoras, ayudando a mantener una reacción inmunitaria adecuada y el grado de activación del proceso, es decir, las reacciones del cuerpo pueden hacerse predecibles y manejables.
Se descubrió que los antígenos que presentan componentes de FT acortan el período previo a la producción de anticuerpos, al aumentar el proceso de presentación de antígenos a las células inmunocompetentes.
En general, se sabe que la persistencia de infecciones crónicas se debe a funciones fagocíticas y digestivas inadecuadas de los macrófagos; esto hace más lento el período de presentación de antígenos extraños a los linfocitos-T y la consiguiente producción de anticuerpos.
La variedad de mecanismos y acciones de los Factores de Transferencia, su origen natural y la falta de contraindicaciones amplían la esfera de su aplicación. Los componentes específicos al antígeno de los FT influyen en la actividad de macrófagos y linfocitos-T citotóxicos, ayudando, de ese modo, al sistema inmunitario a reconocer ciertos microorganismos y antígenos. Y, debido a que se saltan etapas de reconocimiento y presentación de antígenos a las células productoras de anticuerpos, también mejora marcadamente la producción de anticuerpos específicos, al producir una síntesis de anticuerpos con una “matriz” lista de un factor específico al antígeno.
Un aspecto muy importante de los efectos de los factores de transferencia es la activación no específica de las reacciones macrofágicas que contribuyen a completar la fagocitosis, reconocimiento de cualquier antígeno por los macrófagos y su presentación a otras células inmunocompetentes. Un proceso similar cumplen rutinariamente los macrófagos ubicados en las franjas de Séller en los intestinos. De esta forma se regula un nivel estable de anticuerpos defensivos naturales en contra de ciertos organismos patógenos que entran al cuerpo a través del tracto gastrointestinal.
La naturaleza ha diseñado los medios más eficaces y rápidos de proteger a los niños, al transmitir factores de transferencia de la madre al niño. Durante las primeras horas y días de vida, los mediadores de información y los anticuerpos ya listos de inmunoglobulina entran al cuerpo de un recién nacido a través del calostro, proporcionando protección no sólo como medida de primeros auxilios al encontrar patógenos infecciosos, sino también para “enseñar” a los macrófagos intestinales y a
los linfocitos de la franja de Peyer a reconocer antígenos extraños y a desencadenar mecanismos inmunitarios protectores.
El interés científico en los factores de transferencia es destacado por el hecho de que desde el momento de su descubrimiento se han gastado más de US$40 millones en investigación sobre ellos, se han publicado más de 3.000 estudios científicos y se han desarrollado once conferencias internacionales. A pesar de estos hechos, el estudio de los aspectos estructurales y los mecanismos del efecto de los factores de transferencia son todavía problemas difíciles y estimulantes para los científicos involucrados.
Los factores de la defensa inmunitaria participan en cierto grado en el desarrollo de casi todas las condiciones patológicas. El tratamiento eficaz de muchas enfermedades infecciosas, autoinmunes y alérgicas depende del uso oportuno de drogas inmunocorrectoras. La forma en que un determinado sistema inmunitario responde a los factores dañinos y el entorno en que surge y se desarrolla un proceso patológico son de gran importancia. Debería señalarse que desde el descubrimiento de los factores de transferencia, hace más de 50 años, ellos se han convertido en uno de los medios más eficaces para fortalecer la resistencia del cuerpo a diversos factores dañinos. Sus demostrados efectos inmunocorrectores en muchas enfermedades infecciosas y somáticas han sido estudiados e informados por científicos de distintos países.
El amplio especto de efectos clínicos de los factores de transferencia, que fueron presentados en el 11º Simposio Internacional (dedicado a los factores de transferencia), animaron a los médicos a recomendarlos a pacientes de diferentes edades, desde niños a personas de edad, que estaban siendo tratados en unidades de tratamiento intensivo.
También se informó sobre la eficacia del uso oral de las preparaciones de factores de transferencia.
Debido a su gran eficacia, los factores de transferencia pueden ser usados en combinación con otros inmunomoduladores y adaptógenos. El uso de FT en conjunto con adaptógenos como inmunal, tactivin, thimogen y otros ayudará a dirigir su efecto inmunomodulador hacia las rutas de la producción de anticuerpos y citokinas.
Informaciones científicas comparativas obtenidas en investigaciones de laboratorio confirman el efecto estimulante que tienen TF y Transfer Factor Plus ® sobre las células Asesinas Naturales. Se ha establecido que TF es significativamente más activo que otros conocidos inmunomoduladores, dado que TF aumentó la actividad de las AN en 103% y los adaptógenos fortificaron TF PLUS en 248% (32,46).
Estudios in-vitro desarrollados por M.V. Kisielevsky y E.O. Khalturina (25) en el Centro Ruso de Investigaciones sobre el Cáncer demuestran que TF y TF PLUS estimulan la actividad antitumoral y citotóxica de las células mononucleares de donantes saludables. El mayor efecto se registró 48 horas después de la incubación de células mononucleares con los productos en diferentes concentraciones. El nivel de concentraciones eficaces iba de 0,1 a 0,0001 mg/ml. Estos productos, que contienen mezclas de factores den transferencia derivados de dos fuentes, el calostro y la yema de huevo, tuvieron su mayor eficacia en proporciones de 70:30 y 50:50 (huevo bovino).
La incubación de estos productos con células mononucleares dio como resultado un aumento promedio de la citotoxicidad de la célula mononuclear desde un mínimo de 18% hasta 80-99% y algunas muestras excedieron los efectos estimulantes citotóxicos de la interleukina-2.
Transfer Factor TM, un producto de 4Life Research, es un concentrado patentado de factores de transferencia (Transfer Factor XF TM) derivado del calostro bovino por medio de un proceso exclusivo y patentado. Forma farmacéutica: cápsula de gelatina que contiene Transfer Factor en polvo (concentrado de calostro bovino) y maltodextrina.
Transfer Factor Plus ® es un producto patentado de 4Life Research que contiene:
• Transfer Factor XF en polvo (concentrado de calostro bovino)
• Monometoinina de zinc 20% (3,3 mg de zinc)
• Mezcla de Cordyvants patentada
• Hexafosfato de inisitol
• Extracto de porotos de soya (fitosteroles)
• Cordyceps sinensis, polvo
• Levadura de panadería (D-b-glucan), extracto
• Polvo de cáscara de limón
• Agaricus blaseii, extracto de hongo
• Polvo de gelatina de aloe (hoja de aloe vera)
• Extracto de avena, Avena sativa (b-glucan)
• Olivo (Olea europea) extracto de hoja en polvo
• Hongo Maitake (Grifolea frondosa) extracto en polvo
• Hongo Shiitake (Lentinus edades), extracto en polvo.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

REFLEXIONES SOBRE DIOS