Busca con Google

sábado, 13 de junio de 2009

MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL DE LA FEDERACIÓN RUSA “APROBADO”

MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL DE LA FEDERACIÓN RUSA
Uso de los Factores de Transferencia en la Rehabilitación Inmunológica después de Enfermedades Infecto-Inflamatorias y Enfermedades Somáticas.
CARTA METODOLÓGICA
Moscú, 2004

MINISTERIO DE SALUD Y DESARROLLO SOCIAL DE LA FEDERACIÓN RUSA
“APROBADO”

Director del Servicio Médico y el Departamento de Desarrollo de Tratamientos para Instituciones de Recuperación de la Salud (Curortología)
Firmado y Sellado por
R.A. Kiralfin
30.07.04 No. 14/231
USO DE LOS FACTORES DE TRANSFERENCIA EN LA REHABILITACIÓN INMUNOLÓGICA DESPUÉS DE ENFERMEDADES INFECTO-INFLAMATORIAS Y ENFERMEDADES SOMÁTICAS.
Carta Metodológica
Moscú, 2004
Copyright © 2005 por el Centro de MicroNutrientología
Publicado por
Centro de MicroNutrientología
Moscú, Federación Rusa
Impreso en Estados Unidos de América

Esta comunicación presenta los resultados de la pruebas clínicas que fueron diseñadas para estudiar la eficacia de un producto complejo derivado del calostro, Transfer Factor ™ (y Transfer Factor Plus ™), en diversas condiciones patológicas y la influencia de los mediadores celulares, que están incorporados en Transfer Factor Plus, sobre diferentes componentes del sistema inmunitario. Los autores entregan recomendaciones acerca del uso de los productos Transfer Factor en la práctica médica.
Esta carta metodológica fue considerada y aprobada por en la reunión de Coordinación Central del Consejo Metodológico de la Universidad Estatal de Medicina Altay (protocolo N° 4, 11.05.2003) y enviada al Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Federación Rusa para su consideración.

Autores:
Académico A.A. Vorebiev, Academia Rusa de Ciencias Médicas (ARCM), científico con honores de la Federación Rusa (FR), Doctor en Inmunología.
Profesores Iu.V. Telmaikh, MD y E.O. Khalturina, MD, Academia Rusa Médica Sechenev, HM, FR.
Profesor M.V. Kisielevsky, MD, Centro Ruso Blokhin de Investigación sobre el Cáncer, ARCM.
Doctor N.V. Karbuisheva, MD, Profesor V.M. Granitov y Profesores Asociados A.S. Khabarov, D.V. Kipriyanov, N.Iu. Raiu, Hospital Municipal N°5, Universidad Estatal de Medicina Altay, Barnauf.
Candidato de Ciencias Médicas L.V. Sultanov, E.Iu. Kozhenikova, S.I.
Belyikin, Centro Regional Altay para Prevención y Control del Sida.
Profesores V.A. Dadali, A.V. Rak, E.S. Stopnyik, Candidatos G.A.
Baslovich, L.B. Gaykosvskaya, Academia Estatal de Medicina Mechnikov, San Petersburgo.
Doctores E. Oganova, MD y C.W. McCausland, Ph.D. en Ciencias Químicas, 4Life Research, EE.UU.
Profesor Asociado G.M. Letifov, MD, Universidad Estatal de Medicina Rostov.
Revisores:
Académico B.A. Tuteliau, Director del Instituto de Investigación en Nutrición de la ARCM.
Profesor A.V. Karsulov, MD, Departamento de Inmunología Clínica, Academia Médica Sechenov, Moscú.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

CONTENIDO

CONTENIDO

1. Prefacio
2. Conceptos Actuales sobre el Desarrollo de los Mecanismos de Respuesta Inmunitaria y los Principios de Restauración de las Funciones Deterioradas de Células Inmunitarias.
3. Factores de Transferencia Derivados del Calostro – Una Nueva Generación de Agentes Inmunomoduladores
4. El Uso de Factores de Transferencia en Diversas Enfermedades
5. Métodos para la Utilización de Factores de Transferencia y Dosis Recomendadas
6. Conclusiones
7. Referencias

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

1. PREFACIO

1. PREFACIO
Los avances de la civilización, el progreso científico y tecnológico y los logros en medicina no han ayudado a reducir la incidencia de las enfermedades infecciosas y no infecciosas que afectan a la población del planeta. Por el contrario, el número de enfermedades oncológicas, cardiovasculares, respiratorias y endocrinas así como los desordenes neuropsiquiátricos está creciendo.
Han aparecido un nuevo grupo de las así llamadas infecciones, incluyendo el SIDA, tipos parenterales de hepatitis y otras. La población del planeta ha experimentado una disminución de la resistencia general a causa de desfavorables factores sociales (desnutrición), ecológicos (la contaminación de la atmósfera y del ambiente, gran parte de la cual se deriva de las tecnologías modernas) y médicos (uso injustificado de algunas medicinas, narcóticos, alcohol, estrés y otros), lo que representa una de las causas de la situación existente. Todos estos factores son perniciosos para el sistema inmunológico y pueden causar inmunodeficiencia.
La utilización de moduladores de inmunidad es uno de los principales medios para mantener una función normal del sistema inmunitario y para la restauración de la inmunidad ante condiciones de inmunodeficiencia. Los moduladores inmunitarios son substancias, tanto naturales como sintéticas, capaces de estimular o suprimir el sistema inmunitario.
En la práctica médica se utilizan una multitud de moduladores de la inmunidad, pero su eficacia y otras propiedades que definen su seguridad, simplicidad de uso y economía difieren ampliamente (A.A. Vorobiev, Boletín No. 4, 2002, de la ARCM).
Los moduladores naturales endógenos de la inmunidad, que contienen substancias básicas que participan en el proceso de la regulación de la inmunidad, son los más aceptables y adecuados para los seres humanos. Al estar compuestos por péptidos naturales obtenidos del calostro de la vaca, Transfer Factor TM es considerado como uno de esos moduladores de inmunidad. La función principal de estos péptidos en el cuerpo es proporcionar protección inmunitaria contra los microbios (bacterias, virus, hongos y/o protozoos), células cancerosas y otros antígenos capaces de perturbar procesos vitales para el cuerpo.
Transfer Factor estimula los componentes celulares del sistema inmunitario (especialmente los linfocitos asesinos –células NK–), activa la síntesis inmunocitokinética y regula las funciones inmunitarias.
Transfer Factor es superior a otros moduladores, incluso muy conocidos, por ser extremadamente eficaz en la mejora del sistema inmunitario. Posee un amplio espectro de acción, es seguro, se utiliza en forma oral –como cápsulas gelatinosas–, no causa reacciones adversas y es eficaz tanto en adultos como en niños.
Transfer Factor ha sido utilizado exitosamente durante muchos años en el tratamiento y prevención de infecciones casadas por bacterias, virus y hongos, enfermedades parasitarias, tumores malignos, condiciones autoinmunitarias, desórdenes neurasténicos, alérgicos y endocrinos, inmunodeficiencias primarias y secundaras y enfermedades acompañadas de trastornos de las funciones inmunitarias.
Los productos Transfer Factor TM y Transfer Factor Plus ® han sido estudiados ampliamente en las clínicas e instituciones de investigación rusas. Esto ayudó a generalizar los resultados clínicos, dándoles forma de recomendaciones metodológicas.
Esta carta metodológica tiene por objeto poner a disposición de los médicos,
estudiantes de medicina, residentes clínicos y postgraduados información actual respecto de la respuesta de los mecanismos del sistema inmunitario a factores virales y bacterianos exógenos, y respecto de a las propiedades de los productos Transfer Factor y de los resultados de los estudios orientados a la evaluación de su eficacia en diversas condiciones patológicas.

Académico Anatoloy A. Vorobiev
Academia Rusa de Ciencias Médicas
Científico Premiado de la Federación Rusa
Doctor en Inmunología


“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

2. CONCEPTOS ACTUALES SOBRE EL DESARROLLO DE LOS MECANISMOS DE RESPUESTA INMUNITARIA.

2. CONCEPTOS ACTUALES SOBRE EL DESARROLLO DE LOS MECANISMOS DE RESPUESTA INMUNITARIA Y LOS PRINCIPIOS DE RESTAURACIÓN DE LAS FUNCIONES DETERIORADAS DE CÉLULAS INMUNITARIAS.

Las últimas décadas del siglo XX y los comienzos del siglo XXI se caracterizaron por una alta tasa de enfermedades infecciosas conectadas con la proliferación de microorganismos patógenos y un aumento de la agresividad de la microflora oportunista.
La importancia del problema de la prevención de enfermedades infecciosas se ha hecho especialmente notoria debido al surgimiento de enfermedades antes desconocidas (SIDA) y a la ausencia de tratamientos profilácticos eficaces para una cantidad de infecciones bien conocidas (enfermedades respiratorias agudas, infecciones intestinales agudas, etc.).
La alta tasa de infecciones virales y bacterianas se debe no sólo a la resistencia desarrollada por los microorganismos sino también por sus desórdenes en los mecanismos protectores del huésped, que son el resultado de numerosos factores internos y externos de riesgo, y de inmunodeficiencia congénita y adquirida.
A pesar de los notables avances en el campo de la profilaxis específica y las terapias antibacterianas de las enfermedades infecciosas, el problema sigue siendo importante debido a la resistencia de los microorganismos patógenos a los métodos modernos de tratamiento. La situación parece ser un eterno combate entre los microorganismos patógenos y los seres humanos en la lucha por la supervivencia. En esta situación, la única alternativa a la vacuna o la terapia antibacterial es el uso de inmunomoduladores que mejoren las funciones específicas y no específicas de la
función del sistema inmunitario. Los inmunomoduladores pueden demostrar que son muy valiosos en el fortalecimiento específico de la inmunoprofilaxis durante estimulaciones de emergencia, cuando los mecanismos defensivos del cuerpo enfrentan el desafío de una infección virulenta, cuando se encuentran frente a un organismo patológico desconocido, en casos de un mayor riesgo de infección o cuando fracasan los tratamientos convencionales.
La inmunogenicidad y el reconocimiento del antígeno desempeñan un papel importante en la definición del carácter de la interrelaciones entre un agente externo y el huésped y la formación de la inmunidad específica adecuada (35, 48). La fagocitosis de microorganismos, seguida por la digestión intracelular, es la fase inicial de una reacción inmunitaria. Los neotrófilos y los macrófagos polimorfonucleares son las principales células fagocíticas. Una cascada de reacciones enzimáticas promueve la activación de la inmunidad humoral vinculada a factores no específicos (componentes complementarios) aumentando así la permeabilidad capilar, mejorando la quemataxis de los leucocitos polinucleares y dando como resultado la ingestión de microorganismos mediante la fagocitosis. Luego se emplean numerosos mecanismos bactericidas intracelulares, dependientes e independientes del oxígeno. El flujo de leucocitos polimorfonucleares y el aumento de la permeabilidad vascular conducen a una poderosa reacción inflamatoria antimicrobiana aguda.
Ciertos anticuerpos específicos destruyen microorganismos que no desencadenan una vía alternativa de activación de complementos o que impiden la activación de las células fagocíticas. Un anticuerpo forma un complejo con un antígeno y activa complementos de una manera clásica seguida por una mejor fagocitosis.
Los anticuerpos son formados por células plasmáticas y sus precursores son los linfocitos-B. Cada linfocito-B está programado para sintetizar ciertos anticuerpos específicos que están formados por IgA, IgM, IgG, IgE, IgD.
Otra población de linfocitos, los linfocitos-T, controlan otro tipo de agentes patógenos, incluyendo las infecciones intracelulares. Al igual que los linfocitos-B, cada linfocito-T está provisto de un receptor específico, que reconoce un antígeno.
Más adelante, las células T0 se diferencian en subpoblaciones que forman ayudadores-T (Ta), los que participan en la formación de linfocitos-T y supresores-T (Ts) citotóxicos, que monitorean la fortaleza de la respuesta inmunitaria y la respuesta de las células asesinas naturales (AN).
El sistema de dos etapas del desarrollo de respuesta inmunitaria específica, que ha sido confirmado tanto experimental como clínicamente, es una vívida ilustración de la influencia de un antígeno altamente inmunogénico (49). Según este concepto, es la actividad directiva de los mediadores celulares (citokinas) lo que causa la activación macrófaga, la fagocitosis de microbios (virus) y la presentación de los antígenos más inmunogénicos a los linfocitos-T, con la consiguiente diferenciación. Se ha establecido que durante la primera etapa de la respuesta inmunitaria, un macrófago es activado tanto por sus propias citokinas (IL-1), como por citokinas (factores de activación de macrófagos, IL-2 y 4, INF-a, INF-g) producidas por linfocitos Th0. Se cree que este complejo de citokinas induce la actividad de la segunda clase de antígenos del Principal Complejo de Histocompatibilidad (MHC), que se encuentra en las membranas de las células que presentan antígenos (49, 51, 56). Los macrófagos y otras células que presentan antígenos presentan el antígeno a los linfocitos-T0 para desencadenar la fase de respuesta celular específica de la respuesta inmunitaria.
Debería señalarse que tanto la producción como la activación de los mediadores de reacción celular (citokinas) bajo condiciones fisiológicas ocurre simultáneamente con el funcionamiento de las citokinas como un sistema unificado armonioso. Un impacto en cualquier componente del sistema inmunitario afecta inevitablemente a sus otros componentes (50). Esto constituye la base de la moderna teoría de la regulación en red del sistema inmunitario (24, 50), que postula que cada elemento individual de regulación de citosina inmunitaria está relacionado funcionalmente con muchos otros
elementos.
Por eso, todo el sistema de citokinas es una estructura de red que sufre una interacción constante entre sus distintos componentes, y esta es la razón de que en la base de una manifestación patológica de muchas enfermedades se encuentre un desequilibrio en la función de la red de citokinas (41). Tanto EL tipo de respuesta inmunitaria como el proceso de proliferación y diferenciación celular en los sistemas hematopoiétíco e inmunitario dependen del equilibrio de los mediadores celulares.
Anteriormente, R.M. Khaitov y B. V. Pinegin (49) presentaron un esquema que describía el desarrollo por etapas de una respuesta inmunitaria específica a un antígeno altamente inmunogénico de origen bacterial o viral. De acuerdo con el esquema, los antígenos infecciosos activan primero mecanismos específicos no inmunitarios de resistencia. Incluyendo:
• Factores naturales de resistencia que están más activos durante las primeras cuatro horas.
• Factores de una respuesta inducible temprana que duran 96 horas.
A la luz de los descubrimientos modernos, las interrelaciones y los roles de las poblaciones y las subpoblaciones de linfocitos y citokinas, los mecanismos de interacción de todos los factores componentes de origen monolítico-macrófago y la importancia de la actividad de los antígenos clase 1 y clase 2 del MHC para el desarrollo de una fase específica de la respuesta inmunitaria, son definidos y enfatizados en todas las etapas del desarrollo de respuesta inmunitaria.
El efecto de los antígenos con baja respuesta inmunogénica difiere fuertemente de la de los antígenos con alta respuesta inmunogénica. Los que responden con baja intensidad no son capaces de reaccionar con células que presentan antígenos, provocar la activación de la respuesta macrófaga del sistema inmunitario con la producción de citokinas de la primera fase, ni de aumentar el número de los antígenos de clase 2 del MHC (1, 2). En las enfermedades infecto-inflamatorias, causadas por flora oportunista, la fase monolítica-macrofágica no es activada y no se produce la presentación del complejo (antígeno más el determinante MHC clase 2) a los linfocitos Th0, seguida por el desarrollo de la fase específica de respuesta inmunitaria.
La formación de una inmunidad adecuada y estable como resultado de la vacunación de los niños depende no sólo de las propiedades inmunogénicas de los antígenos introducidos, sino también de la fortaleza y conclusividad de la respuesta inmunitaria. Un tipo de respuesta inmunitaria débil o atópica no arma una resistencia inicial y colectiva fuerte a la infección.
La producción preferencial y la activación de ciertas citokinas puede ser una señal de una condición patológica dada. Por eso, los niños sufren de enfermedades inflamatorias del tracto respiratorio superior con exacerbaciones frecuentes que responden en forma deficiente a la terapia tradicional exhiben una mayor producción
de citokinas pro-inflamatorias (47). Ante condiciones de infección recurrente crónica, es probable que la función inmunitaria de largo plazo conduzca a un cambio en el equilibrio de las citokinas hacia una escala cualitativa y cuantitativa alterada acompañada de un estímulo constante para su expresión, apoyando así el proceso inflamatorio. En esta situación, la terapia inmunomoduladora puede contribuir a una respuesta renovada e, inicialmente, a la producción de citokinas proinflamatorias, activando un proceso que sin eso se mantendría quiescente contra la infección. Un enfoque bien conocido del tratamiento de infecciones persistente, latentes se basa en este principio. El objetivo es provocarlas, siguiente con un tratamiento complejo eficaz.
Hay datos clínicos y experimentales convincentes sobre el uso de ciertos inmunomoduladores estimulantes, que se usan para activar el vínculo monolíticomacrófago del sistema inmunitario (15, 3). El nucleinato de sodio, la mielopida, la likopida, la echinacea y otras sustancias están entre tales inmunomoduladores (14, 17, 23).
El principal tratamiento para la activación de la inmunoterapia no específica es el uso de productos de interferón (IFN) (amixina, cicloferón, neovir), macrófagos, linfocitos estimuladores B y T (productos del timo, pirogenal, prodigiosan, etc.), IFN natural y recombinante con efectos antivirales e inmunomoduladores, como asimismo interleukinas y otras citokinas. En algunos pacientes, la terapia con IFN produce efectos colaterales e induce procesos de autoinmunidad. Por eso, incluso agentes tan populares como el interferón no pueden ser considerados como una panacea y, en ciertas infeccione virales su eficacia no excede del 30-50%.
Se sabe que las citokinas regulan la función de las células que presentan antígenos, acortando marcadamente el período de producción de anticuerpos específicos y mejorando la presentación de antígenos a las células inmunocompetentes.
La inflamación crónica es una condición de equilibrio inestable entre procesos inflamatorios largos clínicamente suaves y la respuesta de las células inmunocompetentes. La alteración de este equilibrio puede ser inducida por una infección adicional o por agentes inmunosupresores, que suprimen la función de efector del sistema inmunitario. Cada exacerbación de un proceso crónico de inflamación activa el sistema inmunitario y restablece el equilibrio de otro nivel más bajo de defensas. Durante la remisión de estas enfermedades infacto-inflamatorias debería llevarse a cabo una terapia inmunocrorrectora. Puede ser un régimen en tres
etapas:
1er período: inmunoestimulación intensiva (20-30 días)
2º período: terapia de mantención
3er período: inmuno-rehabilitación.
Las medidas de inmuno-rehabilitación son un tema central de la biología humana actual. En esta etapa del régimen, debería usarse más ampliamente inmunomoduladores naturales, como agentes fotoquímicos, adaptógenos, factores de transferencia, instituciones para la restauración de la salud y otros medios.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

3. FACTORES DE TRANSFERENCIA DERIVADOS DEL CALOSTRO – UNA NUEVA GENERACIÓN DE AGENTES INMUNOMODULADORES

3. FACTORES DE TRANSFERENCIA DERIVADOS DEL CALOSTRO – UNA NUEVA GENERACIÓN DE AGENTES INMUNOMODULADORES
El descubrimiento de los factores de transferencia, realizado por H.S Lawrence, en 1949, marcó el comienzo de una nueva era en el desarrollo de la inmunología (32, 33, 54). El estableció que la inmunidad puede ser transferida de una persona a otra mediante la inyección de un extracto de leucocitos que contiene moléculas llamadas factores de transferencia. Las extraordinarias propiedades de estas moléculas inmunoactivas llamadas factores de transferencia son capaces de revolucionar la medicina.
De acuerdo con Kirkpatrick y otros (46), los factores de transferencia son pépticos que constan de 44 aminoácidos. A diferencia de los anticuerpos, que tienen grandes masas moleculares, las moléculas de los factores de transferencia son sólo una pequeña fracción del tamaño de un anticuerpo y tienen pesos moleculares de menos de 10.000 daltons. De acuerdo con algunos autores, los límites están entre 3.500 y 5.000 daltons.
Más delante se descubrió que los factores de transferencia no son específicos de las especies, pero poseen una efectividad versátil que no dice relación con las especies biológicas del donante o el receptor. Por lo tanto, pueden ser obtenidos de diferentes
mamíferos, es decir, pueden transferir inmunidad a personas incluso si de derivan de
una especie diferente de mamífero. De acuerdo con antecedentes proporcionados por la literatura, los factores de transferencia ejercen innumerables impactos sobre el
sistema inmunitario, regulando las funciones de los supresores-T, los asesinos-T y los macrófagos (31).
Transfer Factor TM (TF) (producido por 4Life Research, USA) es un producto hipoalergénico, libre de caseína, lactoglobulina y otras proteínas grandes, pero contiene fracciones intactas de citokinas, idénticas a las citokinas leucocíticas. El académico A.A. Vorobiev, de la Academia Rusa de Ciencias Médicas, señala que, a diferencia de otros inmunomoduladores, Transfer Factor tiene un amplio espectro de actividad, es seguro, se administra por vía oral, no tiene contraindicaciones o efectos
colaterales y es efectivo tanto en adultos como en niños.
Siendo un inmunomodulador versátil, los factores de transferencia inducen, modifican o normalizan la respuesta inmunitaria. Dependiendo del tipo de trastorno, estimula la inmunidad débil, o normaliza o mejora las reacciones inmunitarias lentas,
impidiendo así la arremetida de los procesos patológicos. Estos efectos se deben al hecho d que los FT tienen tres fracciones principales, cada una de las cuales es llamada de acuerdo con su principal efecto en el sistema inmunitario: factor de transferencia inductor, específico al antígeno y supresor. Los inductores proporcionan una preparación general del sistema inmunitario para rechazar a los agresores. Los factores de transferencia específicos a los antígenos son un conjunto de ciertos antígenos y citokinas que ayudan al sistema inmunitario a reconocer ante muchos microorganismos y antígenos. Los supresores impiden que el sistema inmunitario concentre toda su fortaleza en una infección derrotada mientras pasa por alto otras amenazas. Los supresores también regulan la intensidad de la respuesta inmunitaria, previniendo así las reacciones de autoinmunidad. Las citokinas, que son una parte de la composición de los FT, regulan las funciones de las células supresoras, ayudando a mantener una reacción inmunitaria adecuada y el grado de activación del proceso, es decir, las reacciones del cuerpo pueden hacerse predecibles y manejables.
Se descubrió que los antígenos que presentan componentes de FT acortan el período previo a la producción de anticuerpos, al aumentar el proceso de presentación de antígenos a las células inmunocompetentes.
En general, se sabe que la persistencia de infecciones crónicas se debe a funciones fagocíticas y digestivas inadecuadas de los macrófagos; esto hace más lento el período de presentación de antígenos extraños a los linfocitos-T y la consiguiente producción de anticuerpos.
La variedad de mecanismos y acciones de los Factores de Transferencia, su origen natural y la falta de contraindicaciones amplían la esfera de su aplicación. Los componentes específicos al antígeno de los FT influyen en la actividad de macrófagos y linfocitos-T citotóxicos, ayudando, de ese modo, al sistema inmunitario a reconocer ciertos microorganismos y antígenos. Y, debido a que se saltan etapas de reconocimiento y presentación de antígenos a las células productoras de anticuerpos, también mejora marcadamente la producción de anticuerpos específicos, al producir una síntesis de anticuerpos con una “matriz” lista de un factor específico al antígeno.
Un aspecto muy importante de los efectos de los factores de transferencia es la activación no específica de las reacciones macrofágicas que contribuyen a completar la fagocitosis, reconocimiento de cualquier antígeno por los macrófagos y su presentación a otras células inmunocompetentes. Un proceso similar cumplen rutinariamente los macrófagos ubicados en las franjas de Séller en los intestinos. De esta forma se regula un nivel estable de anticuerpos defensivos naturales en contra de ciertos organismos patógenos que entran al cuerpo a través del tracto gastrointestinal.
La naturaleza ha diseñado los medios más eficaces y rápidos de proteger a los niños, al transmitir factores de transferencia de la madre al niño. Durante las primeras horas y días de vida, los mediadores de información y los anticuerpos ya listos de inmunoglobulina entran al cuerpo de un recién nacido a través del calostro, proporcionando protección no sólo como medida de primeros auxilios al encontrar patógenos infecciosos, sino también para “enseñar” a los macrófagos intestinales y a
los linfocitos de la franja de Peyer a reconocer antígenos extraños y a desencadenar mecanismos inmunitarios protectores.
El interés científico en los factores de transferencia es destacado por el hecho de que desde el momento de su descubrimiento se han gastado más de US$40 millones en investigación sobre ellos, se han publicado más de 3.000 estudios científicos y se han desarrollado once conferencias internacionales. A pesar de estos hechos, el estudio de los aspectos estructurales y los mecanismos del efecto de los factores de transferencia son todavía problemas difíciles y estimulantes para los científicos involucrados.
Los factores de la defensa inmunitaria participan en cierto grado en el desarrollo de casi todas las condiciones patológicas. El tratamiento eficaz de muchas enfermedades infecciosas, autoinmunes y alérgicas depende del uso oportuno de drogas inmunocorrectoras. La forma en que un determinado sistema inmunitario responde a los factores dañinos y el entorno en que surge y se desarrolla un proceso patológico son de gran importancia. Debería señalarse que desde el descubrimiento de los factores de transferencia, hace más de 50 años, ellos se han convertido en uno de los medios más eficaces para fortalecer la resistencia del cuerpo a diversos factores dañinos. Sus demostrados efectos inmunocorrectores en muchas enfermedades infecciosas y somáticas han sido estudiados e informados por científicos de distintos países.
El amplio especto de efectos clínicos de los factores de transferencia, que fueron presentados en el 11º Simposio Internacional (dedicado a los factores de transferencia), animaron a los médicos a recomendarlos a pacientes de diferentes edades, desde niños a personas de edad, que estaban siendo tratados en unidades de tratamiento intensivo.
También se informó sobre la eficacia del uso oral de las preparaciones de factores de transferencia.
Debido a su gran eficacia, los factores de transferencia pueden ser usados en combinación con otros inmunomoduladores y adaptógenos. El uso de FT en conjunto con adaptógenos como inmunal, tactivin, thimogen y otros ayudará a dirigir su efecto inmunomodulador hacia las rutas de la producción de anticuerpos y citokinas.
Informaciones científicas comparativas obtenidas en investigaciones de laboratorio confirman el efecto estimulante que tienen TF y Transfer Factor Plus ® sobre las células Asesinas Naturales. Se ha establecido que TF es significativamente más activo que otros conocidos inmunomoduladores, dado que TF aumentó la actividad de las AN en 103% y los adaptógenos fortificaron TF PLUS en 248% (32,46).
Estudios in-vitro desarrollados por M.V. Kisielevsky y E.O. Khalturina (25) en el Centro Ruso de Investigaciones sobre el Cáncer demuestran que TF y TF PLUS estimulan la actividad antitumoral y citotóxica de las células mononucleares de donantes saludables. El mayor efecto se registró 48 horas después de la incubación de células mononucleares con los productos en diferentes concentraciones. El nivel de concentraciones eficaces iba de 0,1 a 0,0001 mg/ml. Estos productos, que contienen mezclas de factores den transferencia derivados de dos fuentes, el calostro y la yema de huevo, tuvieron su mayor eficacia en proporciones de 70:30 y 50:50 (huevo bovino).
La incubación de estos productos con células mononucleares dio como resultado un aumento promedio de la citotoxicidad de la célula mononuclear desde un mínimo de 18% hasta 80-99% y algunas muestras excedieron los efectos estimulantes citotóxicos de la interleukina-2.
Transfer Factor TM, un producto de 4Life Research, es un concentrado patentado de factores de transferencia (Transfer Factor XF TM) derivado del calostro bovino por medio de un proceso exclusivo y patentado. Forma farmacéutica: cápsula de gelatina que contiene Transfer Factor en polvo (concentrado de calostro bovino) y maltodextrina.
Transfer Factor Plus ® es un producto patentado de 4Life Research que contiene:
• Transfer Factor XF en polvo (concentrado de calostro bovino)
• Monometoinina de zinc 20% (3,3 mg de zinc)
• Mezcla de Cordyvants patentada
• Hexafosfato de inisitol
• Extracto de porotos de soya (fitosteroles)
• Cordyceps sinensis, polvo
• Levadura de panadería (D-b-glucan), extracto
• Polvo de cáscara de limón
• Agaricus blaseii, extracto de hongo
• Polvo de gelatina de aloe (hoja de aloe vera)
• Extracto de avena, Avena sativa (b-glucan)
• Olivo (Olea europea) extracto de hoja en polvo
• Hongo Maitake (Grifolea frondosa) extracto en polvo
• Hongo Shiitake (Lentinus edades), extracto en polvo.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

4. EL USO DE FACTORES DE TRANSFERENCIA EN DIVERSAS ENFERMEDADES

4. EL USO DE FACTORES DE TRANSFERENCIA EN DIVERSAS ENFERMEDADES

Con la diversidad de inmunomoduladores existentes que son capaces de producir efectos sea estimulantes, sea supresores sobre el sistema inmune, optamos por investigar científicamente el uso de productos de factores de transferencia en condiciones patológicas necesitadas de inmunocorrección.
En diferentes clínicas de la Federación Rusa se realizaron, entre 2000 y 2003, estudios que demuestran la eficacia clínica e inmunológica de Transfer Factor TM y Transfer Factor® en el tratamiento de pacientes con VIH, hepatitis B y C, herpes, clamidiosis urogenital, infecciones bacterianas severas (osteomielitis), invasiones helminticas (opisthorchiasis), como también tumores malignos (cáncer gástrico), dermatosis (psoriasis, dermatitis atópica) y úlcera duodenal.
Los resultados de los estudios clínicos, incluidos este documento, ayudaron a evaluar la eficacia y seguridad, la duración de los tratamientos, las dosis de productos Transfer Factor y las perspectivas de su utilización, no sólo en las enfermedades antes mencionadas, sino también en los tratamientos complejos de diversas condiciones patológicas.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

LA EFICACIA DEL USO DE TF EN LA HEPATITIS VIRAL

LA EFICACIA DEL USO DE TF EN LA HEPATITIS VIRAL

Los mecanismos inmunitarios desestabilizados desempeñan un papel principal en la patogénesis de la hepatitis parenteral (hepatitis vial B y C) como asimismo en el curso y desenlace de las enfermedades (42, 43). A pesar de la considerable experiencia en el tratamiento de las hepatitis virales, incluyendo las crónicas, todavía están siendo discutidos un cierto número de temas que se refieren a un régimen óptimo, siendo las dosis y el tratamiento con interferón (INF) las actuales drogas preferidas. El hecho de que el tratamiento con interferón en un paciente con una forma crónica de hepatitis C cuesta entre US$10.000 y US$15.000 muestra la necesidad de resolver este problema.
Además, la prescripción de esta terapia antiviral tiene otra lista de indicaciones pero, a veces, los interferones son mal tolerados por los pacientes y el huésped produce anticuerpos contra los interferones recombinantes. Por estas razones, la búsqueda de agentes con efecto terapéutico probado en pacientes con hepatitis viral está bien
justificada.
El primer resultado obtenido de pacientes adultos que reciben TF junto con la terapia convencional atestigua una alta efectividad del uso de las citokinas celulares en esta clase de patología (9). Junto con la normalización de los valores bioquímicos y la disminución de la carga viral (62% de los casos), todos los pacientes mostraron una marcada mejoría del estado general, fueron más eficientes y no experimentaron un exceso de fatiga, y no hubo incomodidad en el hipocondrio derecho. Los mismos autores realizaron estudios con pacientes con formas agudas y crónicas de hepatitis viral B y C, donde se hizo un seguimiento de seis meses después del tratamiento (19, 21).
Cincuenta (50) pacientes con hepatitis viral B y C crónica y 15 pacientes con hepatitis viral B recibieron TF, una cápsula tres veces al día durante 14 días. La información resultante fue comparada a la obtenida en pacientes que recibieron el tratamiento convencional con interferones.
Veinticuatro (24) pacientes con hepatitis B aguda y veinticuatro (24) pacientes con hepatitis C crónica (CVHC) recibieron TF PLUS, 1 cápsula tres veces al día durante 14 días. El grupo de control, 15 pacientes con CVHC recibieron 3.000.000 de IU de reaferon (un IFN antiviral) por vía intramuscular tres veces por semana. Los pacientes restantes recibieron terapia básica tendiente a mejorar la secreción biliar (holosas u hophitol) y la función hepática (riboxin per os.). Efectos inmunocorrectores
idénticos se registraron en el grupo de pacientes que recibió TF PLUS por dos semanas y en los pacientes que recibieron terapia con IFN durante tres meses. En los pacientes que recibieron TF PLUS hubo signos dinámicos positivos más tempranos. TF PLUS fue bien tolerado y no hubo efectos colaterales como la fiebre, dolor de las coyunturas y astenia que hubo durante la terapia con interferón. Vale la pena destacar que la incidencia de remisión viral en los grupos que recibieron reaferón y TF plus fue la misma, es decir, 65%. Al mismo tiempo, el nivel de producción de interferones-g fue significativamente mayor en los pacientes que recibieron TF PLUS.
La eficacia de TF y TF PLUS en el tratamiento de la hepatitis viral B y C puede ser de gran ayuda, considerando el uso de productos TF como un tratamiento alternativo a los interferones recombinantes o como un agregado a las terapias convencionales para la hepatitis viral.
Los datos obtenidos indican que deberían realizarse nuevos estudios sobre la eficacia de los productos TF con el fin de desarrollar programas más efectivos de tratamiento complejo, eficacia farmacológica, dosificación y aspectos económicos.

“La primera riqueza es la salud”. (Ralph Waldo Emerson)
“La libertad y la salud se asemejan: su verdadero valor se conoce cuando nos faltan”. (Henri Becque)
Que Dios te bendiga.
Recopilado por:
4lifeinnovacion@gmail.com

REFLEXIONES SOBRE DIOS